Por su propia seguridad, tiene que EVACUAR el edificio cuando escuche la orden. Esto incluye tanto la activación de una alarma (auditiva y/o visible) de incendios como seguir las órdenes orales del personal de emergencia.

Con anticipación, cada ocupante debe:
    Ver los mapas de evacuación de su espacio regular de trabajo o en los salones de clase.
    Reconocer el ruido de la alarma. Saber al menos dos modos para evacuar el edificio.

Cuando escuche la alarma de incendios o cuando oralmente se dé la orden que tiene que evacuar el edificio:

  1. Mantenga la calma.
  2. Evacue el edificio.
  3. Cuando salga, rápidamente revise los baños y las bodegas para ubicar a personas que no hayan oído o visto la alarma.
  4. Si es necesario, ayude a personas con discapacidades.
  5. Llévese SOLAMENTE los artículos personales y esenciales. No intente llevarse objetos grandes.
  6. Al salir, cierre todas las puertas. Las puertas cerradas pueden retardar el daño del fuego, humo y agua.
  7. Proceda lo mas rápido posible pero de una manera ordenada. No empuje. Apóyese en la baranda al subir o bajar escaleras.
  8. Una vez afuera, quédese a aproximadamente 200 pies para facilitar el acceso del personal de emergencia.
  9. No se vaya del área de evacuación sin antes ser dirigido/a por el personal de emergencia.
  10. Proporcione información al personal de emergencia sobre cualquier persona que pueda necesitar ayuda.

Procedimiento para evacuar a personas con discapacidades:

  1. Salga por la salida más cercana que sea segura.
  2. Prepárese de antemano. Comunique sus necesidades a los profesores y a los empleados de la Universidad.
  3. Conozca la ubicación de las áreas designadas como zonas seguras, también designadas como refugios temporales.